/Reseñas///

Reseña: Zephyr Lake - Pure Vow

http://feiticeira.es/
Pure Vow
9
8.7



Boston Pizza Records [2012]
Productor: Janowski Studios
Banda: Pabs, Ned, Síctor, Sergi

Tras algún Ep y Split publicado también por el emergente sello Boston Pizza Records, nos llega el estreno en largo de Zephyr Lake, banda de la nueva escena catalana que tantas y tan buenas referencias está publicando en los últimos meses. Junto a dos temas que la banda lanzó con motivo del Record Store Day, “Pure Vow” es un compendio de ocho nuevas canciones que siguen deambulando en las coordenadas del punk rock, pero saliéndose constantemente de los límites de este género para encarar todo lo que del año ochenta y pico en adelante surgió en torno a lo que se conoce como indie rock. Con una dosis importante de oscuridad, las canciones de Zephyr Lake son a partes iguales sobrecogedoras, intensas, e inquietantes, y su buen hacer en el arte del revival noventero estoy seguro que los va a encumbrar como una de las bandas más interesantes del nuevo panorama estatal.

Arranca el álbum con “Hey, Renaissance”, pieza lánguida que quizás no sería en principio la ideal para arrancar un disco, pero que sin embargo nos muestra el paso de madurez dado por la banda que en esta pieza nos entrega un tema de cinco minutos magníficamente trabajado gracias a su personal visión del shoegaze. Le sigue “Agave”, puro indie guitarrero que pareciese parido de las guitarras de unos Yo La Tengo versión enérgica, o de los Dinosaur Jr menos desatados. En “Control” la cosa se pone seria y la contundencia punkrockera del Bob Mould primigenio hace aparición para dar forma a uno de esos temas inquietantes de los que hablabamos antes. “M-Sparkles” sigue la misma senda, y cuando gritan a coro aquello de “you keep asking why”, ya te estás dando cuenta de que las influencias cada vez te importan menos pues las canciones son tan grandes que no sabes el porqué, pero te están atrapando. El Inquilino Comunista, Australian Blonde… toda la esencia de lo que en los 90´ ofreció el país en lo que a sonidos indie rock se refiere, está condensado en “Danube”, y como ocurría con los norteamericanos Yuck el año pasado, te empiezas a plantear si quizás estos cuatro músicos no están incluso adelantando por la derecha a los que han podido ser sus maestros. 

Grabado en los Janowski Studios el pasado verano, “Pure Vow” tiene toda esa inocencia, todo ese frescor, y toda esa emoción que esperas del mejor indie distorsionado, teniendo eso sí, sitio también para momentos algo más directos cercanos al punk/hardcore como el que encontramos en “Hazel Eyes”. En su parte final la banda muestra un poco más de polivalencia con temas tan turbios como esa “Dystopia”, en la que las paredes parecen caérsete encima, o “Magic Line”, donde los Sonic Youth de Moore y Ranaldo hacen aparición en forma de experimento noise de notable resolución. 

Para el final algo más de ligereza con una canción, "Golden Owl", en la que tanto puedes pensar en The Pixies, como en The Pains Of Being, y que por supuesto la banda solventa de forma correcta demostrando que también al pop se saben acercar. Así termina este Lp de debut que en algo más de media hora despacha tal arsenal de temas, que no hace sino dejarnos con las ganas de verlos cuanto antes en directo por las ciudades de todo el país. Sin duda, y desde ya, uno de los discos del año.

 




PUBLICIDAD